EnglishSpanishCatalanItalianPortuguese
EnglishSpanishCatalanItalianPortuguese
las doce piedras del rio jordan

Las 12 piedras del rio Jordán en la acualidad

las doce piedras del rio jordan

Las 12 piedras del rio Jordán en la acualidad

LAS DOCE PIEDRAS DEL RÍO JORDÁN EN LA BIBLIA

Para poder hablar sobre las 12 piedras del río Jordán tenemos que irnos a la Biblia y a los versículos en los que se habla de los judíos y su viaje hacia la tierra prometida. Doce piedras tomadas del rio Jordán, se convirtieron en un monumento que se levantó como una voz perpetua para dar testimonio de la grandeza de Dios entre los hijos de Israel.

Para comenzar nuestro viaje hacia las 12 piedras de Jordán tomaremos como referente a Josué y para ser más concretos te indicaremos que en la Biblia aparece en Josué 4.

Es cierto que el camino de los judíos hacia la tierra prometida, Canaán, lo que viene a ser hoy Israel, comenzó con Moisés; aunque fue tan grande el disgusto del Señor por ver como desconfiaban los judíos que como castigo la gran mayoría murió en el desierto.

Por eso podría decirse que Moisés nombró como su sucesor y líder del pueblo judío a Josué quien una vez falleció Moisés comenzó de nuevo el viaje de todo el pueblo hacia Canaán y esta vez con final feliz.

En el libro de Josué se cuenta que mientras que los sacerdotes portaban el Arca de la Alianza llegaron al río Jordán y comenzaron a cruzarlo y a cada paso que daban las aguas del río se iban deteniendo llegando a crear un camino por el que cruzaron todos los judíos detrás de ellos. Este paso es un eco del paso del Mar Rojo cuando los hebreos escaparon de Egipto. Pero esta generación nunca había visto el milagro previo y Josué quería asegurarse de que no olvidaran este milagro. Cuando llegaron a la otra orilla Josué escuchó una voz divina que le pidió que colocase 12 piedras grandes procedentes del río Jordán en esa nueva tierra a la que habían llegado en representación de cada una de las 12 tribus, Guilgal.

Pero Josué además de colocar esas 12 piedras, tal y como le habían ordenado, él pidió a sus hombres que colocasen dentro del río otras 12 piedras grandes procedentes de la nueva tierra.

¿Y qué significan estas piedras que están sumergidas? Nadie las vería, nadie podría interpretar, por ejemplo, como sucede con las que están a la vista en la orilla y que representan que se pudo cruzar el río Jordán y alcanzar la tierra soñada.

Aquí es donde vamos a realizar nuestras interpretaciones y lo decimos en plural porque estas 12 piedras podrían tener varios significados:

Primera interpretación de las doce piedras

Estas 12 piedras podrían simbolizar a todas aquellas personas que no quieren acogerse a la salvación de Dios, que no se entregan a Él y por tanto no cruzan al lado de la salvación y no reciben su gracia.

De ahí que el castigo sea permanecer bajo las aguas sin posibilidad de alcanzar la tierra prometida, que los llevaría hacia a alcanzar la paz, el amor…

Esta analogía tiene su lógica teniendo en cuenta que en la Biblia aparece el agua como símbolo de muerte y a través de ella es una manera de castigar a los pecadores. Ahí tenemos por ejemplo el diluvio (Génesis 7:10, hebreos 11: 7) o la muerte de los egipcios en el mar Rojo (Éxodo 14:28, hebreos 11:29).

Segunda interpretación de las doce piedras

Según los judíos estas piedras podrían estar relacionadas con los Diez Mandamientos, escritos también sobre piedra.

Tercera interpretación de las doce piedras

Esta interpretación estaría relacionada con las palabras Guilgal y circuncisión. Y te explicamos brevemente el por qué.

En diferentes versículos del libro de Josué se hace la pregunta de «¿Qué significan estas piedras?», como en el versículo 4,6 o el versículo 21, y como respuesta se da una tan sencilla como que corresponden al memorial sobre el Señor cortando las aguas del Jordán mientras lo cruzaban los sacerdotes.

Pero comenzaremos explicando la relación de Guilgal en todo este ir y venir de interpretaciones donde añadiremos que Guilgal fue el lugar donde acampó el pueblo judío después de cruzar las aguas; y precisamente de Guilgal es de donde salieron las piedras que fueron depositadas en el centro del río Jordán.

Y la circuncisión viene porque el Señor pidió a Josué mientras estaban acampados en Guilgal que todos los hombres adultos que allí estaban fuesen circuncidados.

Esto es porque estos hombres, ahora adultos, fueron los hijos de los hombres que se perdieron en el desierto y que por tanto no circuncidaron a sus descendientes. De ahí el mensaje de realizar tal acción. Y en Guilgal fue también donde se celebró la primera Pascua en la nueva tierra. Y lo explicamos:

Según el versículo 5: 8 el pueblo judío permaneció en Guilgal después de la circuncisión hasta que todos los hombres se recuperaron.

En el versículo 9 se dice que de nuevo el Señor habló con Josué para decirle «hoy he sacado de ti el oprobio (la vergüenza) de Egipto» así como le indicó que el lugar donde estaban sucediendo todos estos actos debería de llamarse Guilgal.

Entre los muy interesantes descubrimientos del profesor Adam Zertal, un célebre arqueólogo israelí de la Universidad de Haifa, fallecido en octubre de 2015, se encuentran unas construcciones que él y su equipo desenterraron en las colinas situadas al oeste del valle del Jordán: se trata de una serie de llamativos vallados de piedra, formados por muros bajos, cuya particularidad es que el contorno tiene la forma de la huella de un pie humano gigante.  

Zertal buscó en la Biblia una interpretación. Como la llegada del pueblo judío a Canaán se ubica a comienzos de la Edad de Hierro, Estos restos pueden ser las primeras huellas de campamentos hebreos del tiempo de Josué. La disposición de los cercos, que lleva de Jericó hacia el monte Ebal, puede simbolizar la entrada y la posesión de un territorio.

Existen unas 30 citas bíblicas, en el Deuteronomio y en el Josué, dos de los libros del Antiguo Testamento, que hacen referencia al pie como símbolo de la propiedad. «Todo lugar donde esté la planta de vuestro pie será vuestro», dice el versículo 24 del capítulo 11 del Deuteronomio. Y en Josué 1,3, se lee: «Todo lugar que pise la planta de vuestro pie os he dado, tal como dije a Moisés».

De la fecha en la que cruzan el Jordán, al momento probable del escrito del libro de Josué, debieron haber pasado cerca de 20 años.

La expresión del versículo 9 “han estado allí hasta hoy”, nos prueba que el montón de piedras no había sido olvidado después del paso del Jordán.

Interesante, ¿verdad? Como los pueblos y familias tienen la responsabilidad de mantener viva la historia de su caminar con Dios dando testimonio a las generaciones de las promesas cumplidas.

La intención no es únicamente vivir en el pasado recordando las cosas que Dios hizo ayer, pero si esperar confiadamente en las cosas que Dios puede hacer mañana.

Como la familia de Israel en el Jordán, nosotros también debemos levantar monumentos que den testimonio del poder de Dios.

Te esperamos en nuestras peregrinaciones donde realizarás la visita del rio Jordán

Comparte en:​

Síguenos en nuestras Redes Sociales

Entradas más populares

Categorías

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¿Quieres ver más post?

viaje al mpnte de los olivos
Israel

El Monte de los Olivos

La tradición señala que Jesús, nuestro señor, vio por primera vez la ciudad de Jerusalén desde esta montaña y que fue escenario de muchas de las predicaciones de Jesús a sus discípulos y seguidores

Leer más »
visita de cafarnaum
Israel

¿Qué es Cafarnaúm?

Cuando Jesús oyó que Juan había sido encarcelado, se retiró a Galilea. Y dejando Nazaret se fue a vivir a Cafarnaúm, ciudad marítima, en los confines de Zabulón y Neftalí, para que se cumpliera lo dicho por medio del profeta Isaías.

Leer más »
Peregrino ¿Necesitas ayuda?